26-28 enero 2023
BARCELONA CCIB

La misión del odontólogo es mejorar la salud bucodental del paciente y ofrecerle la mejor experiencia posible. Para conseguirlo es necesario invertir en nuevos equipos, tecnologías e instrumentos. Pero, a veces, esta inversión no es rentable.

Para una buena gestión y mejora de la rentabilidad de la clínica, es necesario obtener información y analizar esos datos

Ahora bien, hay casos en los que desconocemos si realmente esa inversión es rentable o no, porque no estamos midiendo los resultados y no sabemos si realmente ese nuevo proyecto, ese nuevo tratamiento o esos nuevos equipos funcionan o no.

KPIs para mejorar la gestión de tu clínica

  1. Rentabilidad: De nada sirve facturar, si el negocio no es rentable. Debemos conocer los ingresos, los gastos fijos y los gastos variables y, con todo ello, analizar si nuestro negocio está siendo rentable.
  2. Punto de equilibrio: Hay que conocer el punto de equilibrio de la clínica para saber si se está siendo rentable o no. Esto es, el mínimo que un negocio debe facturar para que el beneficio en ese momento sea cero; es decir, cuando los costes totales igualan a los ingresos totales.
  3. Mix de familias de tratamiento y diversificar: Es muy importante saber en cuantas familias de tratamiento se reparte la producción y analizar cuáles son las más productivas (implantología, ortodoncia, periodoncia…). Además, hay que intentar que el peso de una determinada familia de tratamiento no supere el 40-45% del total, porque si baja la producción de esa familia, la clínica lo puede pasar mal. Por eso es muy importante diversificar.
  4. Rentabilidad de los tratamientos: Calcular y analizar no solo la rentabilidad de la clínica dental en su conjunto, sino también la rentabilidad de cada familia de tratamiento o servicio que ofrecemos para ver cuáles nos aportan beneficios y cuales no tanto.
  5. Gestión de pacientes: Disponiendo de información de edad y sexo de nuestros pacientes podemos hacer campañas de comunicación y marketing de forma mucho más acertada y personalizada. De ahí la importancia de conocer quién es mi paciente. También hay que tener en cuenta las primeras visitas: debemos invertir en marketing y comunicación y en una estrategia que atraiga nuevos clientes, por lo que hay que analizar de forma trimestral cuantas primeras visitas hemos tenido en los últimos tres meses. Y que el número de primeras visitas siempre crezca. Además, debemos analizar la fidelidad del paciente, ya que cada año tendríamos que crecer en número de pacientes, consiguiendo nuevos y manteniendo los ya habituales.

En resumen, para una buena gestión de la clínica dental, lo más importante es obtener información y analizar esos datos, porque solo con esto se podrán tomar buenas decisiones que mejoren la rentabilidad del negocio.

Si quieres conocer más estrategias para mejorar la gestión de tu clínica dental, no te pierdas la agenda de Gestión y Marketing del Congreso Nacional de Odontología Avanzada, que tendrá lugar del 26 al 28 de enero en BDS2023.